De cara a las elecciones internas del PRO, se presentaron las listas que competirán por la conducción del partido en Mendoza. Acompaño a la vicegobernadora Hebe Casado como candidato a vicepresidente.

Comparto la entrevista que me realizaron para El Interactivo (lunes a viernes, de 12 a 14, por Facebook, YouTube y FM 91.7 de ciudadano.news):

El PRO mendocino enfrenta una elección interna que busca la regularización del partido y a la vez avanzar -una vez terminado el proceso- en su estrategia de alianzas con otras fuerzas, tras estar intervenido desde la ruptura y la marcha de varios dirigentes a otros espacios antes de las elecciones del año pasado.

Por una de las listas, la candidatura a la presidencia postula a la actual vicegobernadora Hebe Casado, acompañada por el diputado provincial Guillermo Mosso. “En el PRO hemos cerrado el viernes el proceso de presentación de listas, actos necesarios en cualquier proceso electoral, que va a terminar mañana con el cierre del plazo para presentar impugnaciones o cuestionamientos a las listas, y quedarían oficializadas el jueves 24″.

El dirigente resaltó que esperan “a través de la competencia interna, lograr salir de esta intervención que tiene hace 3 años el partido, y desde la lista que encabeza Hebe Casado y a quien tengo el gusto de acompañar, queremos volver a darle vida orgánica al partido para abrirlo a otros sectores”.

“En mi caso me afilié recientemente, vengo del PD, así como muchos dirigentes del Partido Demócrata tomamos la decisión de incorporarnos al PRO, también ocurrió con gente de Republicanos Unidos, referenciados en (Ricardo) López Murphy, con gente del Partido Demócrata Progresista, y otros independientes que decidieron sumarse, sobre todo en el contexto de la campaña de Patricia Bullrich como presidenta de la nación, entonces hoy queremos participar de la vida orgánica del PRO y la fórmula con Hebe Casado y su grupo nos ha permitido insertarnos y participar”.

Una nueva etapa

La experiencia del partido el año pasado fue traumática. Fracturado como reflejo de la interna nacional que enfrentó a Patricia Bullrich con Horacio Rodríguez Larreta, muchos se fueron a conformar La Unión Mendocina, y terminó con una intervención decidida por la entonces presidente del partido y candidata a presidente. Por ello Mosso estimó: “Hay que restañar heridas, dejar pasar el tiempo pero también tiene que haber una conducción que tenga claras las cosas, en el sentido que debe haber un proyecto plural, global y no personalista.

“El problema del PRO es que se ha estado debatiendo muchas veces bajó lineamientos personalistas, y cuando las instituciones, los partidos políticos se someten a estos esquemas personalistas terminan destruyéndose. Esa es la tarea principal que hay que hacer para luego lograr tener una inserción a nivel nacional más relevante, y que por esta intervención de 3 años la fue perdiendo”.

Sobre el problema de representación y cupo joven, que en un momento obstaculizó las conformaciones, explicó: “Los jóvenes tienen su cabida, sí hubo una especie de discusión porque hay un tema que en la carta orgánica establece un cupo para jóvenes, y había un par de departamentos donde al principio la cantidad de afiliados existentes no reunían los requisitos de cantidad de jóvenes para hacerlo, pero con el proceso de afiliación que se dio se logró hacerlo y se están presentando listas en todos los departamentos”.

También se refirió al alineamiento con el Gobierno nacional, explicando que “no hay duda que el PRO está consustanciado y alineado con la ola de gobierno que está desarrollando el presidente”, para concluir: “A veces la discusión está en ir a una fusión y perder la individualidad o trabajar en una alianza. Eso son lineamientos partidarios que hoy, a partir de la flamante presidencia de Mauricio Macri, se empezará a discutir”.

“Lo que sí tenemos claro es que no tenemos dudas respecto al acompañamiento a lo que hace Milei, y colaborar para que en 2025 en todas las listas logremos meter la cantidad de legisladores necesarios para que Milei no tenga que estar esperando procesos de negociación cuasi extorsivos de algunos legisladores, que siguen haciendo las cosas como antes, es decir ofreciendo y negociando su voto para reformas que hoy toda la sociedad reclama y el país necesita”.