Es por esto que creen útil que, como se fuera un 1° de Mayo, todo el arco político mendocino protagonicen una Asamblea Legislativa (diputados y senadores todos en la misma sesión), como propusieron los  legisladores oficialistas Guillermo Mosso y Mercedes Llano.

Fue una petición explícita de los empresarios que este martes fueron a la Casa de Gobierno a reunirse con Rodolfo Suarez para darle su apoyo en la trifulca que aún no se convierte en pelea con el Ejecutivo nacional por la mega obra Portezuelo del Viento.

De ese encuentro participaron Gustavo Kretschmar, presidente de AEM; Sergio Martini, presidente de ACDE; Federico Pagano, presidente de CEM; Alberto Carletti, presidente de FEM, Mauricio Badaloni, presidente de UIM, Gustavo Mirás, presidente de la Cámara de Malargüe, y Julio Totero, vicepresidente de Asinmet.

En el comunicado oficial que envió la UIM a los medios, afirmaba: “Solicitaron a todos los sectores de la política con representación parlamentaria que colaboren con el Gobierno de la Provincia en sostener las condiciones para que esta obra se lleve adelante. Destacamos la iniciativa presentada por el diputado provincial Guillermo Mosso de convocar a una Asamblea Legislativa donde este planteo pueda quedar claramente explicitado frente a toda la sociedad”.

Este miércoles, se tratará el proyecto de ley para convocar una Asamblea Legislativa previo a la reunión del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) convocada para el 26 de junio por el Ministerio del Interior.

La propuesta toma como base el artículo 105 de la Constitución provincial y la intención es dar un apoyo político monolítico a Portezuelo del Viento.

La gran duda es qué hará el peronismo mendocino, que ha quedado en una muy incómoda posición, ya que por un lado ha manifestado el apoyo a la obra pero no quiere quedar como cuestionando los polémicos dichos del presidente Alberto Fernández, que puso en duda la obra.

Alberto con el gobernador pampeano,  Sergio Ziliotto.